Written by Quality Suber on agosto 7, 2019 in Sin categorizar

El Consorci Forestal de Catalunya y los productores de corcho agrupados en Quality Suber lamentan el gran perjuicio que les está causando la plaga de la oruga peluda del corcho, la Lymantria dispar, que ha exfoliado completamente miles de hectáreas de alcornocales en toda Cataluña. Esta afectación a los árboles provoca que estos detengan su actividad vegetativa, con la consecuente pérdida de productividad de corcho.

Las últimas semanas el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación ha terminado los tratamientos aéreos de control de la oruga del corcho a 2.000 hectáreas de La Selva y Maresme. Estas son zonas que este año estaban muy afectadas por la plaga, precisamente ahora que nos encontramos en el inicio de la campaña de saca del corcho, pero desde el Consorci Forestal de Catalunya se considera que se necesitan muchos más recursos en sanidad forestal. La asociación de propietarios considera que el tratamiento supone un esfuerzo importante pero insuficiente para paliar los daños, y alerta de la gravedad de los efectos de la Lymantria, que en caso de no actuar con contundencia, pueden ir desde la caída en picado de la calidad del corcho hasta la muerte de los propios árboles.

Muchos propietarios de fincas con alcornocales han decidido no pelarlas este año, por el riesgo de debilitar los árboles y dejarlos expuestos al ataque de otros insectos que podrían perjudicar gravemente. Por este motivo, a pesar de esta última actuación de fumigación, los propietarios forestales piden que se aumenten con urgencia los recursos que se destinan al control de plagas. Tanto la Lymantria, como la Diplododa u otras, son problemáticas que afectan mucho la economía del bosque y el medio ambiente, y actualmente los recursos que se destinan desde las administraciones públicas son claramente insuficientes.

A este hecho hay que añadir que hemos tenido una primavera muy poco lluviosa, y que ha acabado con semanas frías justo antes de la entrada repentina del calor. Estos altibajos han hecho que se retrase el inicio del periodo de saca y todo hace pensar que la producción total será significativamente inferior a la del año pasado. Para la campaña de este año estaba previsto extraer cerca de 6.000 toneladas de corcho de los bosques catalanes, y el Consoci Forestal de Catalunya calcula que la afectación de la plaga hará que se acaben extrayendo un 25% menos.

Esta plaga se suma al número creciente de problemas sanitarios que sufren las diferentes tipologías de bosques catalanes, como la carcoma del corcho, la mancha amarilla o el escaldado, y que afectan directamente sobre su producción y amenazan su subsistencia.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.